Realidad alterada

By on febrero 24, 2013
benjamin1_adrian

Un año después de participar en la exposición colectiva Tiempo de sospecha en el Museo de Arte Moderno, Benjamín Torres (México, 1969) está de vuelta con una exposición individual en la galería Hilario Galguera. Compuesta por 11 nuevas obras, Luz obscura consiste en impresiones a gran formato de los collages trabajados por el artista a partir de revistas de arte fuera de circulación de los años ochenta y noventa. Con el proceso de creación de estas imágenes el artista juega con el significado de “la obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica”, literalmente, al utilizar materiales industriales como las revistas para crear una obra única al digitalizar el producto de la experimentación —un collage— eliminando todos los archivos o pasos previos a la obtención de una impresión única, incluyendo el archivo digital del que nace la reproducción.

Después de trabajar decenas de collages, el artista realizó un proceso curatorial de su propia obra para llegar a la selección que hoy podemos ver en la galería: once piezas en las que la mirada, el misterio y los distintos filtros con que se nos presenta la realidad se manifiestan en los juegos sintácticos propios del collage, ricos en significación y referentes atemporales. Al respecto de su proceso de trabajo platicamos brevemente con el artista antes de su inauguración el pasado 9 de febrero.

 

Háblanos más sobre tu proceso de trabajo con estas piezas.
Las piezas las trabajo de manera individual, cada una es un universo en sí misma, pero cuando el proceso crece y empiezo a observar todas las piezas que hice inevitablemente hay relaciones, y muchas veces no soy cien por ciento consciente de ellas; también mi proceso es muy intuitivo, pero no es del todo racional. Tiene una parte racional obviamente, pero tiene una parte intuitiva muy grande que me interesa. Es importante mezclar las dos formas, muchas veces trabajo los collages muy intuitivamente y a la hora de hacer la selección final viene el proceso racional en el que encuentro ciertas constantes en el trabajo… es natural, inevitable.

Tus piezas tienen una inequívoca estética surrealista.
Es la segunda vez que me lo mencionan, y me llama la atención que los remita a una estética de vanguardias de principios del siglo XX. A mí me agrada esa relación, no la veo tan presente, pero se me hace lógico que suceda, sobre todo por el collage, que es una técnica que se desarrolló mucho por las vanguardias. Pero más que el collage surrealista el que me interesa es el dadaísta, que es de donde yo parto. Mi obra pertenece más a la tradición dadá que a lo surrealista.

Todas las imágenes son de revistas de arte que están fuera de circulación, la mayoría son revistas de los ochenta que ya de por sí el papel tiene una patina temporal, ya estaba desgastado por el tiempo, entonces también eso les da esa apariencia.

¿Cuál fue el criterio que utilizaste para seleccionar las revistas que interviniste?
Siempre me han gustado las revistas, desde muy joven, tenía, y sigo teniendo una fascinación por ellas, desde antes de decidirme a ser artista compraba revistas y las coleccionaba. Después, cuando empecé a hacer collage a los seis o siete años, me di cuenta de que tenía una colección muy grande, y fue un banco de imágenes increíble que me sirvió, fue muy natural.

¿Cuándo es que “te decidiste” a ser artista?
Lo decidí cuando tenía unos 14 o 15 años, lo primero que hice fue un dibujo y a partir de él fue que quise dedicarme al arte de tiempo completo. Yo empecé haciendo cosas de manera muy autodidacta y así trabajé varios años, pero después me di cuenta de que era importante entrar a una escuela, no por las cosas que te enseñan, sino por relacionarte con gente, de tu misma edad, que está haciendo lo mismo que tú, porque eso te abre el panorama.

¿Notas en estos collages influencia de tu formación académica como escultor?
Sí, totalmente. De hecho la escultura me llevó al collage. Yo trabajaba la escultura de manera constructiva, hacía muchas piezas en madera, la seleccionaba y luego la ensamblaba, y pues es un proceso de ensamblaje y de construcción; el collage es exactamente lo mismo sólo que es bidimensional, pero se trabaja de igual forma: seleccionan imágenes, se recortan y después se unen en una estructura. El proceso es muy similar y muy escultórico.

Luz obscura
Benjamín Torres
Hasta el 15 de marzo.
Galería Hilario Galguera.
Francisco Pimentel 3, San Rafael.
Lunes a viernes de 10 a 18 hrs.
Sábados de 10 a 14 hrs.

*Foto: Adrián Duchateau
*Imágenes: Cortesía del artista

Share Button
MarisolRodriguez

MarisolRodriguez

MarisolRodriguez

Últimas noticas en MarisolRodriguez (Ver todo)

One Comment

  1. Dr Kazanjan

    abril 6, 2013 at 4:37 pm

    Bah! collagesitos sin gracia!

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>