Mundos para Lelos: La celebración del cómic… y todo lo demás

By on julio 30, 2014
medios_139_1

Es difícil describir Comic-Con de San Diego, pues abarca un sinnúmero de aspectos de la cultura popular contemporánea. Y todo tiene fanáticos. Desde la nueva película de Avengers: Age of Ultron hasta una casi olvidada película animada llamada El último unicornio basada en el libro del mismo nombre escrito por Peter S. Beagle. El escritor reposa en una mesa en un alejado rincón, platicando a veces solo, a donde llegan mujeres con lágrimas en los ojos exclamando su admiración. La escena lo hace parecer más un depredador sexual que un talento creativo, pero los gritos de las chicas son casi de la misma intensidad, aunque no en cantidad, que los que recibe Chris Hemsworth, actor que hace de Thor, al subir al escenario del Hall H.

 

Hall H es el salón más grande la convención. Le caben alrededor de 6 500 personas y allí se realizan los anuncios más importante$$$, principalmente los de las grandes casas cinematográficas y productoras televisivas. No me lo tomen a mal, la creatividad y el talento son abundantes por toda la Comic-Con. Desde ese punto, hasta la esquina más oscura del piso de exhibición: el “callejón de los artistas”, donde los creadores de historias e historietas ocupan un lugar que a menudo es opacado por todo lo demás, cuando son en realidad el motor de la industria del entretenimiento moderno. El motor capaz de llamar cada año la atención de 125 000 personas a lo largo de una noche y cuatro días en el Centro de Convenciones de San Diego.

 

Ocasionalmente, los personajes en el trono de Comic-Con se pasean por sus pasillos y las calles aledañas. Este año Guillermo del Toro, quien probablemente se convirtió en el rey del evento, caminó entre los asistentes vestido con un traje negro y portando la máscara del Santo para pasar inadvertido. Su peculiar forma de andar y su acento tapatío lo delataban, pero le bastaba guiñar un ojo a cualquiera para sellar un pacto con el que se garantizaba que su identidad no sería revelada, una complicidad inmediata que cualquiera en la expo entendía, justo como si se tratara de un superhéroe. Por otra parte, Peter Jackson, quien este año acudió para dar una probadita de lo que será el final de su trilogía de The Hobbit, también se dio sus vueltas disfrazado de bufón con una satánica sonrisa.

 

El actor Daniel Radcliffe, reconocido por interpretar a Harry Potter, promovió Horns, una película de suspenso sobrenatural dirigida por Alexandre Aja. Lo menciono porque en la conferencia de prensa alguien le preguntó qué disfraz usaría para recorrer Comic-Con. Respondió que uno de Spider-Man y exactamente ése usó. El punto es qué es tan emocionante y divertido que hasta celebridades buscan darse un tiempo para estar allí. Películas, ropa, libros, juguetes, series de televisión, conferencias, firmas de autógrafos y hasta estrellas del porno como Tera Patrick, todo en un lugar. ¿Qué más puede uno pedir?

 

            Superman v Batman: Dawn of Justice pinta para estar chafa. No me emocionó el avance y no dijeron nada, lo que me hace sospechar que carece de sustancia. Por otro lado, mi momento favorito de esta Comic-Con fue saludar y platicar con Mark Millar, autor de Kick-Ass, Wanted y Superior, quien mostró avances de la nueva película basada en su trabajo, Kingsman: The Secret Service. Antes de la primera vez que visité la convención, en el 2010, dudaba pasármela bien, ya que soy nerd, pero hasta para ser nerd hay niveles. Después de que vine no dudo en recomendarle a cualquiera que venga a Comic-Con, sea o no nerd, no sólo para comprar cosas o ver superestrellas, sino para sentirse parte de algo más grande: una comunidad incluyente y tolerante, de todas las edades, celebrando y admirando la capacidad humana para crear.

Share Button

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>