María Eugenia Chellet y el múltiple femenino

By on febrero 14, 2013
mariaeugeniachellet

La identidad de una persona no es una sola. El modo en el que cada quien se ve a sí mismo, la manera en la que los demás lo ven a uno, y la forma en la que la historia, la sociedad, los medios o el arte lo hacen, es distinto. Cada mirada implica una representación diferente, una identidad variable. En Bonita hasta la muerte, retrospectiva de la artista mexicana María Eugenia Chellet, las miradas son múltiples y van dirigidas a un blanco específico: la mujer, su cuerpo y conceptos.

María Eugenia Chellet es virgen, ama de casa abnegada, prostituta, hechicera, diva. Es la niña pequeña de los álbumes familiares, es un retrato de Rubens, es modelo de Leonardo da Vinci: la Gioconda. Es femme fatale. Una asesina. Una monja. La musa inalcanzable. María Eugenia es todas las mujeres, su identidad se desdobla incansablemente y abraza con ironía las representaciones estereotípicas, prototípicas y arquetípicas de la mujer a lo largo de la historia del arte occidental, desde el Renacimiento hasta el modernismo y lo contemporáneo.

Chellet misma es quien se encarga de representar el abanico inacabable de identidades/conceptos que se le han asignado a lo femenino a lo largo de la historia. Es ella, en una autorreferencia ininterrumpida, quien se viste en todas las épocas y medios posibles.

La multiplicidad de los imaginarios femeninos son revisados por Eugenia de una forma mordaz e irónica. En sus obras no hay un tono solemne; por el contrario, es a partir del humor y de una estética kitsch que invita al espectador a pensar sobre estas imágenes. En el collage “La maja soy yo”, por ejemplo, toma algunas de las pinturas emblemáticas del arte barroco, y se pinta —o mejor dicho, se recorta y pega— sobre ellas. Es ahí la musa impávida e imposible hasta para sí misma, el prototipo de mujer.

Las referencias históricas de sus piezas son coloridas y algunas no tienen una distancia histórica tan amplia. En el video “Soy totalmente Rubens”, por ejemplo, además de transferir su identidad a ciertos retratos del pintor flamenco, también critica los clichés y estereotipos sobre la mujer en la industria del espectáculo: la televisión, la publicidad, el cine, el cómic, las pin-up, etcétera.

Otro rasgo significativo de sus piezas es el despliegue de una inmensa autobiografía. Así, no sólo hay una exploración del concepto de lo femenino a un nivel sociohistórico y, de cierta forma, externo, sino también hay una búsqueda introspectiva: ¿quién es realmente, dentro de todo este desdoblamiento identitario, María Eugenia? Los “Añoramas”, que son un conjunto de objetos como ropa, fotografías, cartas y muchos recuerdos, que forman una especie de línea del tiempo donde se plasman aspectos de su vida e historia familiares, son las obras que mejor reflejan lo anterior.

Los soportes y medios con los que trabaja también son versátiles: hay fotografía, videoarte, instalación, arte-objeto, videoperformance, electografía, collage y los restos visibles de actos performativos. La interdisciplinariedad, la ironía, lo kitsch, la autorreferencialidad y la exploración sobre las identidades del cuerpo femenino, son los temas sustanciales que se desarrollan a lo largo de las más de 100 obras que componen la muestra Bonita hasta la muerte, la cual podrá ser visitada hasta el 25 de febrero. Imperdible.

 

 

Ex Teresa Arte Actual
Licenciado Verdad 8, Centro Histórico.
Todos los días de 10 a 18hrs.
Entrada libre
Hasta el 25 de febrero.

Share Button

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>