Libros

By on marzo 6, 2012
shit

Deep Spiritual Shit, número 1
Editada por Óscar Benassini

¿Importan aún las revistas? Entiéndase: un objeto material, impreso: un legajo de páginas que se publican periódicamente. ¿Tiene relevancia enfrentarse a un medio que posee una distribución reducida, regido por el gusto y rigor de un editor y no por “el gusto” de sus lectores? ¿Tiene sentido defender el moroso tiempo de lectura que exige una publicación impresa? Deep Spiritual Shit es un ejercicio editorial que contesta a estas preguntas afirmativamente. No quisiera añadir que lo hace “románticamente” pues, me temo, el romanticismo —entendido en su sentido lato, negativo (por no decir que hablo de ideas idiotas)— se encuentra en otro lado: en la creencia de que es la rapidez y la tecnología masiva lo que debería regir el mundo editorial (es decir, por medios que ven en las necesidades, y los vicios, virtudes).

Este número de DSS se presentó como parte de un proyecto artístico a cargo de Daniel Aguilar, quien se ha desempeñado como una especie de editor de editores. Para la primera entrega de su proyecto, Aguilar creó un original (una revista, también) que fue reproducida a mano por copistas las suficientes veces como para contar con un tiraje y, al mismo tiempo, copias demiúrgicas. La segunda edición del proyecto, DSS (que a su vez tendrá nuevos ejemplares, a partir de abril, ya de forma independiente), estuvo a cargo de Óscar Benassini (quien ha colaborado en otros proyectos editoriales como Néctar o Muchachita, entre otros). Este número, se explica en la editorial, surgió “de la idea del editor como médium, el vaso comunicante entre un mensaje y el destinatario, entre una idea y un receptor”. Está dividido en tres secciones: una compilación de “pensamientos oscuros”, una “decodificación” (o un exorcismo del discurso) y una interpretación (“nueva espiritualidad”).

El número devela el interés de Benassini por los ritos y disciplinas que buscan, sencillamente, develar lo que ha permanecido oculto: lo verdadero, a través de un objeto que reflexiona sobre su propia naturaleza.

Ha ocurrido, quizá convenga que lo sepan, que me he detenido a reflexionar sobre el interés que tiene Benassini por la apariencia y estética de ritos satánicos, cristianos, paganos, heréticos o sus representaciones irónicas que pululan en la red, como en, ay, Them-Thangs, Mad Future, Poltergeist y la ingente cantidad de sitios que beben del ethos apocalíptico (o, de nuevo, su representación irónica). Desde la apariencia que cuidadosamente ha nutrido este editor y artista visual (“parece un stárets”, cuenta un amigo; “me encontré a Benassini en la calle, lo empujé, le grité ‘¡¿Qué onda cabrón?!’ y resultó ser un vagabundo: me persiguió dos cuadras”, contó otro) y proyectos como éste, creo que es innegable que busca señalar lo que otros (como Malcolm McLaren) ya han hecho: las medidas extremas a las que ha llegado la cultura actual para hacernos creer que es cool ser idiota.

Por: Guillermo Núñez Jáuregui

Share Button
GuillermoNunez

GuillermoNunez

GuillermoNunez

Últimas noticas en GuillermoNunez (Ver todo)

One Comment

  1. Rojas Azules

    marzo 6, 2012 at 6:44 pm

    No creo compartir las impresiones que aquí se reflejan. Hojée la revista y estuve en la presentación. Aún cuando tiene una postura irreverente, adolece en la profundidad del contenido. Profundizaré un poco: la “decodificación” del discurso se genera a través de un algoritmo (proclama Benassini) que intercambia palabras de discursos de políticos por palabras tomadas de alguna manera de las obras del Marqués de Sade. El susodicho algoritmo es desconocido, es una caja negra que el editor, claro, no cree necesario conocer, pues la decodificación que le entrega es ridiculizante y develadora. Divertido lo obsceno, sin duda, pero no profundo ni realmente enriquecedor. (Además de que la nueva horda de artistas que recurren a la tecnología, compran cualquier idea sin comprender lo que están manipulando y buscan simplemente  resultados atractivos, me resulta ingenua y poco digna de atención).

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>