Elogio a El Hobbit. La épica olvidada

By on diciembre 17, 2012
thehobbit_a

Por Erick Estrada

Algo debemos agradecerle desde ahora a El Hobbit: un viaje inesperado. Gracias a su juego de exhibición (en cinco formatos distintos por lo menos, incluyendo el High Frame Rate 3D) y ocupando nada menos que 1700 pantallas en todo México, nos evitará la angustia de elegir, de escoger entre una o dos o muchas más películas en estos días en que uno procura tomarse un descanso.

Será, efectivamente, un acercamiento a las nuevas tecnologías del cine, y quienes puedan pagarlo (cada vez menos personas, que quede claro) experimentarán exactamente lo que Peter Jackson quiere que experimenten frente a su nueva propuesta, otra adaptación de los libros de J.R.R. Tolkien. El señor Jackson nos evita la angustia y dirige incluso la manera en que veremos los colores de su película.

Sin embargo, esta película (que por otro lado se mueve más en los terrenos del videojuego que en los del cine de acción, del de aventuras o del épico) indirectamente también reducirá el nivel de angustia de varias cadenas exhibidoras. Hasta el momento de dar “enviar” al correo electrónico que llevará este texto a la mesa de los editores, no se tenía noticia de que en México -como en varias ciudades importantes del mundo- se pensara realizar proyecciones de Lawrence de Arabia, el gran clásico de David Lean, que jugó también con varios adelantos tecnológicos para conseguir las impresionantes imágenes que mostró por primera vez en 1962 y que, contrario a muchas películas que presumen de serlo, sí es desde hace 50 años cine de acción, de aventura y una épica en toda forma.

Cincuenta años cumple Lawrence de Arabia, los 70 mm de su formato, una de las grandes actuaciones de la historia del cine y, por si fuera poco, el gran referente de otra película importante para este año, Prometeo de Ridley Scott, en la que se le cita más de una vez. Es decir, el cumpleaños no es cosa oculta. La celebración comenzó en el Festival Internacional de Cine de Cannes en mayo pasado y las proyecciones le dieron la vuelta a Estados Unidos, educando ojos, abriendo corazones y dejando claro que si a alguna película se le debe la grandilocuencia de las propuestas de Peter Jackson es a ésta.

Mil setecientas pantallas ocupadas por El Hobbit dejan dormir tranquilos a los exhibidores que no tendrán preocupaciones por proyectar una película de ésas “que nadie entiende” y que dura poco más de tres horas… aunque el Hobbit también se tome sus 180 minutos para contar una historia en la que no le pasa nada a nadie. Agradezcámosle también esa suavidad.

Share Button
ErickEstrada

ErickEstrada

ErickEstrada

Últimas noticas en ErickEstrada (Ver todo)

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>