El alien moderno: Dead Space 3

By on febrero 25, 2013
researchfacility_1

Siguiendo las reglas no escritas que inventó la película Alien en 1979, apareció el primer videojuego de la serie Dead Space hace cinco años. Esa primera e inesperadamente agradable experiencia interactiva narraba las aventuras, o más bien desaventuras, de Isaac Clarke, personaje principal cuyo nombre es combinación de los nombres de los autores de ciencia ficción Isaac Asimov y Arthur C. Clarke. La amenaza a vencer a bordo de la nave USS Ishimura era producto de una infección que transformaba a las personas en Necromorphs, algo así como zombis espaciales a los que no sólo bastaba disparar para eliminarlos, sino que tenían que neutralizar sus extremidades por completo.

Con un arma cortadora podían quitarle un brazo o ambas piernas a los Necromorphs pero éstos seguían arrastrándose hasta ustedes lanzando desgarradores lamentos, así que además había que darles el tiro de gracia en la cabeza o un buen pisotón —claro, salpicando sangre como si fuera escena de un rastro. El escritor de cómics, Warren Ellis, estuvo en la concepción de la historia que también involucraba efigies y un oscuro culto conocido como la uniología. Para la segunda parte del juego, el ingeniero Isaac Clarke había conseguido librarla para descubrir que un nuevo brote se había desatado en la estación espacial cercana a Saturno a la que llega: fue como salir de la sartén para caer en el fuego.

La tercera entrega, que acaba de salir para PC, 360 y PlayStation 3, comienza con una recapitulación de lo sucedido anteriormente y de nuevo nos pone en los zapatos —bueno, las botas espaciales— de Clarke, quien lleva en la mente secretos acerca de las efigies y por eso es buscado tanto por fanáticos religiosos como por las fuerzas de la Tierra. Toma la segunda opción embarcándose hacia el gélido planeta Tau Volantis, donde 200 años atrás quedó escondido un secreto que podría significar deshacerse de una vez por todas de los Necromorphs. Es la última apuesta por la humanidad y Clarke en esta ocasión puede colaborar con otro personaje, el sargento John Carver, lo que brinda a Dead Space 3, por primera vez, una experiencia cooperativa en el modo de campaña (sólo en línea), además de los modos de combate introducidos en el juego anterior.

El control se siente mucho más ágil que antes y estamos al tanto del nivel de vida de nuestro personaje mediante indicadores en el traje, ya que la perspectiva es en tercera persona. Eso ha sido distintivo de la serie desde el principio para que no haya distracciones en pantalla que nos “saquen” de la experiencia. Además del modo cooperativo, otra de las grandes adiciones a Dead Space 3 es el sistema de armas, las cuales podemos ensamblar con diferentes módulos que nos encontramos, lo cual facilita la lucha contra los Necromorphs con pistolas que disparan al mismo tiempo que lanzan llamas. La música corrió a cargo del compositor Jason Graves y, junto con los efectos de sonido, crea el ambiente propicio para asustarse mientras caminamos por un largo pasillo sin que siquiera salga un enemigo.

El nuevo título se centra más en la acción que en el terror si se le compara con los anteriores, pero no resulta menos satisfactorio combatir contra distintos tipos de bestias mutantes, usar rayos telequinéticos para mover objetos, atravesar entornos sin gravedad y resolver algunos acertijos. Fluye de forma más natural. Si eliminar extraterrestres es lo suyo, no duden ni poquito en conseguir Dead Space 3, que por cierto es mucho mejor juego de aliens que Aliens: Colonial Marines.



Share Button

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>